Pequeña ópera de Mozart...

...para los estudiantes de la Universidad de Salzburgo

 

“Apolo y Jacinto”

Festivales de Salzburgo 2006 Fotografía: Barbara Aumüller

Opera

Marzo del 1767
Salzburgo
“Apolo y Jacinto”

“Apolo y Jacinto”

Festivales de Salzburgo 2006 Fotografía: Barbara Aumüller

Seguramente se le dieron muchas alas al chico de 11 años Wolfgang Amadeus Mozart gracias a su éxito obtenido con “La obligación del primer mandamiento”. Escribió toda clase de marchas y minuetos pero también música sacra.
Finalmente recibió un encargo de la Universidad de Salzburgo para la composición de una pieza para la escuela en latín.
El libreto había sido escrito por el padre benedictino Rufinos Widl, la base era su drama “Clemencia de Creso”.
Cuando Mozart murió a la pieza se la denominó “Apolo y Jacinto metamorfosis de Jacinto”, en su nombre corto “Apolo y Jacinto”
Esta ópera de Mozart dura una hora y media y tiene 3 actos.

Un reto: la mitología griega

El rendimiento de Wolfgang Amadeus Mozart en la ópera “Apolo y Jacinto” no se puede valorar lo suficientemente. Tan solo en lo referente al texto, esta ópera es un gran reto para un chico de 11 años:
Apolo se enamora de Melia, la hija de Ébalo, rey de Lacedemonia. El joven dios intenta también llamar la atención de Jacinto, el hijo del rey, y con esto desata los celos de su amigo Céfiro, él que a su vez está enamorado de Melia. Céfiro hiere gravemente a Jacinto en un juego de lanzamiento de disco y acusa a Apolo de haber sido el agresor para así poder apartar a Melia de Apolo.

Por este motivo Apolo convierte a Céfiro en viento y lo deja volar al cielo. Pero Melia cree que Apolo ha sido el culpable y se aparta de él. Jacinto, en su lecho de muerte, aún pudo aclararlo todo. Después de su muerte, Apolo le convierte en un mar de flores de Jacinto y recobra finalmente el amor de Melia.

Esta ópera es una obra de la juventud de Mozart y por supuesto no se puede comparar todavía con las obras maduras que más tarde compondría. Pero lo que sí es cierto, es que esta obra le allanó el camino para obtener otros encargos…