una promesa incumplida

Mozart escribe “Ascanio en Alba” para la boda del archiduque Fernando

“Ascanio en Alba”: Silvia y Acestes

Festivales de Salzburgo 2006 Fotografía: Hans Jörg Michel
1771
Milán
“Ascanio en Alba”: Silvia y Acestes

“Ascanio en Alba”: Silvia y Acestes

Festivales de Salzburgo 2006 Fotografía: Hans Jörg Michel

En 1771 se fija de nuevo un viaje a Milán: Wolfgang Amadeus Mozart debía componer una ópera festiva para la boda del hijo de Maria Theresia, Ferdinand Karl con Maria Beatrice d’Este. Maria Beatrice d’Este asistió a uno de sus conciertos donde escuchó la música de Mozart y quiere que él le escriba una ópera para su boda. Padre e hijo fueron recibidos muy amistosamente en la corte milanesa. Las esperanzas de recibir un puesto de trabajo se hicieron más grandes ya que pensaban que la joven pareja seguramente tendría la necesidad de disponer de un compositor propio.
En poco más de tres semanas Wolfgang escribe la música para esta serenata teatral de dos actos. El libreto fue creado por Guiseppe Parini.

Una pareja de pastores como alegoría de la joven pareja de novios

En el paraje de Alba, que en tiempos míticos estaba habitado por ninfas y pastores, vive Ascanio el hijo de la diosa Venus. Venus hace referencia a Theresia, Ascanio al joven archiduque. Maria Beatrice es encarnada por la diosa Silvia que como novia del futuro rey de Alba tiene que superar un examen para probar su virtud. Después de vivir toda clase de enredos y complicaciones los amantes se encuentran y a partir de ese momento reinaron juntos.

Las preparaciones para el estreno están muy avanzadas

De antemano Wolfgang ya conoce a la orquesta de Milán, su amigo Giovanni Manzuoli, el famoso castrado, cantará el papel de Ascanio. De la pluma de Mozart se caen rodando sobre el papel las notas musicales. El estreno se llevó a cabo el 17 de octubre de 1771 en el teatro Ducale de Milán y tuvo un grandioso éxito.

La pareja de novios también estaba muy entusiasmada y Ferdinand Karl prometió a Wolfgang Amadeus Mozart un puesto como compositor de la corte. Pero no había contado con su madre Maria Theresia. Ella le negó su aprobación para esta contratación. La familia Mozart quedó profundamente decepcionada.