Así hacen todas; Ópera como sátira social

Representación de las costumbres napolitanas como reflejo exacto de las relaciones de los vieneses

“Así hacen todas”

Teatro “Schlosstheater Schönnbrunn”, Viena 2006 Fotografía: Museo del teatro austriaco, Viena / Barbara Palffy
1790
Viena
“Así hacen todas”

“Así hacen todas”

Teatro “Schlosstheater Schönnbrunn”, Viena 2006 Fotografía: Museo del teatro austriaco, Viena / Barbara Palffy

1790 no es un año especialmente bueno para Mozart y su mujer. Constanze enferma muy a menudo, ella necesita curas y cuidados que cuestan mucho dinero. Dinero que Mozart no tiene. Más de una vez tiene que pedir ayuda a su amigo Johann Michael Puchberg para que le preste algo de dinero. Además hacía tan solo un año que el quinto hijo de Mozart había muerto, tan solo vivía el pequeño Carl. 

En esta situación Mozart recibe por fin un encargo, supuestamente del emperador Joseph II. Una historia de amor y celos, la ópera “Así hacen todas” asume este tema. El libreto era de Lorenzo Da Ponte. Esta sería la última vez que él escribiera un libreto para una obra de Mozart. En un principio, esta obra tenía que haber sido escrita por Salieri, pero él no trabajó mucho tiempo en ella. Según las declaraciones que Mozart hizo más tarde, Salieri consideró el tema como indigno y se enfadó mucho de que este encargo se le diera después a Mozart.

Celos y costumbres vulgares

“Así hacen todas” o “La escuela de los amantes” se desarrolla en la ciudad de Nápoles del siglo XVIII. Ferrando y Guglielmo, dos jóvenes oficiales, hicieron una apuesta con el cínico Don Alfonso sobre la fidelidad de sus prometidas Dorabella y Fiordiligi. Los dos oficiales fingieron tener que marchar a la guerra y después regresan disfrazados como caballeros desconocidos con sus mujeres, para idolatrarlas y así intentar conquistarlas. Al principio Dorabella y Fiordiligi se mostraron firmes, ante lo que los dos presuntos soldados fingieron querer suicidarse por amor. Pero ellos fueron salvados y confiados al cuidado de las dos damas.

Las constantes pretensiones de amor de los dos caballeros fueron correspondidas poco a poco.
Primero cede Dorabella y después Fiordiligi y se lleva a cabo una boda doble. Entonces los dos hombres disfrazados escenifican la vuelta a su verdadera identidad y las dos damas fingen alegrase al verles. Don Alonso se encarga de que se difunda “la infidelidad” de las dos damas y se produce una escena de celos muy enérgica. Así los dos jóvenes destapan el embuste. Todos se avergüenzan. Don Alonso aconseja a los cuatro que no se culpen más y que vivan juntos muy felices.

“Así hacen todas” fue poco correspondida por los contemporáneos de Mozart. El texto fue rechazado por ridículo e inmoral. Después de la muerte de Mozart, la música de esta ópera fue provista de textos mutilados o de textos completamente diferentes a los originales. No fue hasta el siglo 20 cuando esta ópera de Mozart fue equiparada con sus otras obras maestras “Don Giovanni” y “Las bodas de Fígaro”.

Malas condiciones para el éxito

En cualquier caso Joseph II se divirtió con este tema. Él estaba siempre dispuesto a gastar bromas pesadas a costa de “su vieneses” y vio en esta ópera de Mozart la posibilidad de reprocharles a los vieneses un reflejo de las costumbres mostradas en la obra, aunque si bien la historia se desarrolla en Nápoles.

El emperador siempre tuvo buenas intenciones con Mozart, y muchas de sus obras pudieron ser creadas por su intervención directa o indirecta. Cuando la obra “Así hacen todas” fue estrenada en el teatro imperial de la corte “Burgtheater” de Viena, por cierto, con un éxito modesto, el emperador no pudo estar presente porque sufría de tuberculosis pulmonar, enfermedad de la que murió poco más tarde a la edad de 48 años.
De esta manera los tiempos no mejoraron para Wolfgang Amadeus Mozart ya que el sucesor de Joseph II, su hermano Leopold, no tenía ningún sentido para la música….