una historia rural de amor

Melodías muy dinámicas y un argumento sencillo: Una ópera de Mozart que todavía resulta encantadora


“Bastián y Bastiana”

Piccolo Teatro del Baraccano, Bolonia 2012 Fotografía: Lorenzo Gaudenzi
1768
Viena
“Bastián y Bastiana”

“Bastián y Bastiana”

Piccolo Teatro del Baraccano, Bolonia 2012 Fotografía: Lorenzo Gaudenzi

Leopold Mozart siempre fue un hombre incansable en la búsqueda de nuevos encargos para su talentoso hijo. Pero los tiempos eran difíciles. Durante los tiempos de su segundo viaje a Viena las decepciones se acumulaban, no recibía ningún encargo. Y así la familia Mozart se alegró mucho por el encargo de composición de una ópera del médico vienés Dr. Franz Anton Mesmer que era un apasionado de la música. Le dio a Mozart el libreto para una opereta en alemán: “Bastián y Bastiana”.

Según la moda de la época se trataba de un género que también se denominó como ópera cómica, su padre Leopold Mozart la consideró una “opereta”. Wolfgang Amadeus Mozart perfeccionó la historia en todos los ámbitos, con la ayuda del amigo de su padre Johann Andreas Schachtner, hasta que le gustó el libreto y por fin pudo ponerse a componer.

Mozart disfrutó mucho componiendo esta obra y se puede comprobar en las melodías tan extraordinariamente dinámicas que escribió. El contenido tampoco es de un altísimo nivel.

La pastora Bastiana tiene un problema:

La refinada Fillis se inmiscuyó en la relación amorosa que mantenían Bastiana y Bastián. El brujo colas aconsejó a Bastiana que, a pesar de sus celos, fuera fría con su amado Bastián. Él también recurre al brujo para contarle sus planes para casarse con Bastiana. Pero Colas le hace pensar que ella tenía otro amante. Bastián rabia de celos. Bastiana reacciona como si le diera completamente igual; siguiendo el consejo del brujo. Entonces Bastián amenaza con suicidarse y conmueve a Bastiana.

“Bastián y Bastiana” es una opereta temprana de Mozart y fue estrenada probablemente el 7 de diciembre de 1768 en el teatro del jardín del palacio Mesmer. La duración de esta opereta de un acto es de casi una hora. Para Mozart la composición de la ópera cómica “La falsa ingenua” supuso un reto mucho mayor. Esta obra fue compuesta por deseo del emperador Joseph II.