1767: La primera ópera de Mozart

Con 10 años Wolfgang Amadeus Mozart recibe su primer encargo de composición cobrando un sueldo: “La obligación del primer mandamiento” 

“La obligación del primer mandamiento”

Festival de ópera Rossini, Pesaro 1991 Fotografía: Estudio Amati Bacciardi
1767
Salzburgo
“La obligación del primer mandamiento”

“La obligación del primer mandamiento”

Festival de ópera Rossini, Pesaro 1991 Fotografía: Estudio Amati Bacciardirdi
“La obligación del primer mandamiento”

“La obligación del primer mandamiento”

Festival de ópera Rossini, Pesaro 1991 Fotografía: Estudio Amati Bacciardi

Leopold Mozart estuvo tres años de viaje con sus hijos pequeños Nannerl y Wolfgang Amadeus Mozart. Las cortes reales de Francia, Inglaterra y Holanda recibían a los dos niños prodigios con mucho gusto y se deleitaban con su música. De vuelta en Salzburgo, en 1767, Wolfgang recibe su primer encargo de composición remunerado del arzobispo real Sigismund von Schrattenbach. Debía ponerle música al oratorio “La obligación del primer mandamiento” (KV 45).

El motivo de este encargo fue la tradición de representar todos los años un oratorio espiritual, con el texto en alemán, para el tiempo de ayuno. Este oratorio se compone de tres partes: La primera la llevó a cabo Mozart, las otras dos restantes fueron realizados por Michael Haydn y Anton Adlgasser. Hoy solo se conserva la parte de Mozart. El libreto para esta primera ópera de Mozart fue creado por Ignatz Anton von Weiser. El estreno de la primera parte se llevó a cabo el 12 de marzo de 1767 en la residencia del arzobispo real. La segunda parte se estrenó el 19 de marzo y la tercera el 26 de marzo.

Al parecer, Wolfgang Amadeus Mozart fue encerrado en una habitación por el arzobispo durante la composición de su primera obra para evitar la posible influencia de su padre Leopold.
La composición completa de su primera obra ocupó finalmente 208 páginas de notas, contuvo una sinfonía, ocho arias y un terceto final. El chico de 11 años se esforzó muchísimo y finalmente obtuvo la confirmación del arzobispo sobre la veracidad de su autoría.

Argumento alegórico

“Las personas” que actúan son las figuras alegóricas de misericordia divina, justicia divina, el espíritu de Cristiandad, la mundanalidad y Cristo. El espíritu de Cristiandad manda a la misericordia y a la justicia divina para quitarles la mundanalidad a los cristianos que al principio estaban poco comprometidos y al final entusiasmados. Este fue el primer éxito para el joven Wolfgang Amadeus Mozart. Y pronto compondría su siguiente ópera…