La sinfonía n°. 31 “París”.

Sinfonía de Mozart en re mayor


 

Manuscrito original de Mozart de la “Sinfonía de París” en la biblioteca nacional de Berlín

Fuente: Wikimedia
1778
Salzburgo

En marzo de 1778 Mozart viajó a París con su madre. El objetivo del viaje era encontrar un buen puesto de trabajo para Wolfgang. Pero este deseo no se cumplió, Mozart no compuso mucho en París. Su éxito más grande de este tiempo fue la sinfonía de París. Fue encargada por Joseph Legros, el director del concierto espiritual. Por ello, Mozart se atiene al estilo parisino que prescinde de un minueto y está provisto de timbales, trompetas y también clarinetes (para Mozart fue la primera vez que los añadía en sus obras).Aunque a Legros le gustó mucho la sinfonía de Mozart, le pidió que cambiara el segundo movimiento, debido a que lo consideró demasiado complicado para el público. Mozart accedió a los deseos de Legros, algo fuera de lo normal en él, lo que muestra la importancia que le dio para ganarse su favor. Ambos movimientos se han conservado, tanto el original, como el que Mozart compuso a medida de los deseos de Legros. Pero la ciencia mantiene algunas discrepancias acerca del orden.

La historia de la composición de esta sinfonía muestra claramente  lo importante que era para Mozart ganarse la simpatía de los parisinos, aunque a él no le gustaba mucho su sensibilidad musical. Para los “burros tontos” compuso melodías muy sencillas, creó efectos mediante clarín y charanga y melodías de tres tonos con un transcurso virtuoso. También repitió las mismas partes varias veces. La representación de la sinfonía n°. 31 de Mozart se convirtió en un éxito, pero antes de que Mozart regresara a Salzburgo tuvo que sufrir un duro golpe del destino: la muerte de su madre el 3 de julio de 1778.