Obertura a “Zaida” (supuesto)

La sinfonía n°. 32 de Mozart

Manuscrito original de Mozart de la “Sinfonía de París” en la biblioteca nacional de Berlín

Fuente: Wikimedia
1779
Salzburgo

Después de este acontecimiento, Mozart abandona París, entre otras razones porque su padre así lo quiso. En este tiempo Mozart compuso su sinfonía n°. 32. Los tres movimientos de esta obertura que se transforman entre sí (también se podría hablar de un solo movimiento) la caracterizan como una obertura típica italiana. El último movimiento es una repetición del primero. Mozart provee a la orquesta con cuatro trompas, en lugar de las dos con las que normalmente estaba provista una orquesta, e introduce efectos que hasta la fecha eran desconocidos, como por ejemplo Tutti-Crescenci, timbres y matices variados en las entradas de los instrumentos de viento, cambio entre trémolo y forte-piano.

En el mundo de la música no ha habido consenso para determinar si esta sinfonía de Mozart fue compuesta inicialmente como introducción a una ópera, y si esto fuese así, para cual.
Se presentan como posibles óperas “Zaida” y “Thamos, rey de Egipto”.