Fuga del palacio del sultán

Una obra de de carácter crítico-social ¿Se siente Mozart identificado en ella?


 

“Zaida”

Teatro "Jugendstiltheater", Viena 2006 Fotografía: Museo del teatro austriaco / Barbara Palffy
1780
Salzburgo
“Zaida”

“Zaida”

Teatro "Jugendstiltheater", Viena 2006 Fotografía: Museo del teatro austriaco, Viena / Barbara Palffy

Wolfgang Amadeus Mozart estuvo al servicio del arzobispo real de Salzburgo Colloredo desde 1772 hasta 1777 como maestro de conciertos de la orquesta de la corte, y más tarde, desde 1779 hasta 1781 como organista de la corte. Colloredo era una persona muy tacaña y controlaba excesivamente a Mozart. Mozart refirió esta situación en más de una ocasión calificándola como “esclavitud”.

En el año 1780 Mozart retoma el tema teatral “Zaida” de Voltaire y empieza a componer una obra de teatro en alemán de dos actos. Pero la obra quedó incompleta, el libreto que hoy se encuentra perdido, fue creado por Johann Andreas Schachtner, un viejo amigo de la familia Mozart.“Zaida” muestra paralelismos claros con la obra “El rapto en el Serrallo” que fue escrita más tarde y se considera como antecesora de la misma con tendencias crítico-sociales.“Zaida”  que estaba “disfrazada” de forma oriental se escapó de las represalias estatales.

Colorido local turco como pretexto de una crítica social

El sultán Solimán desea a su esclava europea Zaida, pero ella está enamorada de Gomatz, y él de ella. Con la ayuda de Alacín, el esclavo preferido del sultán, pudieron escapar. Fuera de sí, el sultán Solimán ordena la captura de los tres. Alacín denuncia la incapacidad del sultán para ponerse en la situación de sus subordinados y los esclavos piden clemencia. Pero fue inútil.

En esta parte Mozart interrumpe su trabajo en la obra. ¿Quizás porque la consideró demasiado seria como para tener éxito con un público acostumbrado a obras divertidas? Tan solo dos años más tarde Mozart retomó otra vez el tema en “El rapto en el Serrallo”, pero empleando un tono mucho más alegre. Quizás, Mozart interrumpió la composición de “Zaida” para dedicarse a otra nueva ópera: el encargo de “Idomeneo, rey de Creta” que recibió en otoño de 1780.

“Zaida” nunca fue representada durante la vida de Wolfgang Amadeus Mozart. Más tarde fueron compuestos y añadidos diferentes finales y complementos. El estreno de esta obra de Mozart se hizo por primera vez en Fráncfort del Meno en 1866.