Obras maestras en soledad

Alrededor de Mozart todo se vuelve más silencioso

Prueba de agua y de fuego, diseño de la escenografía realizada para la obra de Mozart “La flauta mágica” (Detalle)

Pintura Gouache de Karl Friedrich Schinkel (1781–1841) realizada en el año 1817 (Colección científica de teatro de la universidad de Colonia) Fuente: Wikimedia
1791
Salzburgo
Portada de la primera edición del libreto de “La flauta mágica”: Emanuel Schikaneder representa el papel de Papageno

Portada de la primera edición del libreto de “La flauta mágica”: Emanuel Schikaneder representa el papel de Papageno

1791 Fuente: Wikimedia

En 1791Mozart tiene 35 años de edad. Ya es un artista maduro, sus obras habían tenido más o menos un gran reconocimiento, pero de un enriquecimiento económico siempre estuvo muy lejano. Mozart no se encuentra bien de salud, también tenía muchos problemas con el dinero. Constanze se encontraba ya desde hacía muchas semanas bajo terapia en un centro de rehabilitación termal situado en Baden, una ciudad cercana a Viena. Wolfgang Amadeus Mozart se siente solo y triste: “Si me siento al piano y toco algo de la ópera tengo que parar de inmediato porque me produce demasiados sentimientos” le escribió Mozart a su esposa.

En estas semanas de abatimiento Mozart escribió su último concierto de piano número 27. Este concierto, de un estilo con fuertes reminiscencias del romántico, es considerado como su obra más madura. A parte de este concierto de piano, Mozart acepta solamente encargos casuales que no le reportan mucho. Y las esperanzas de recibir un nuevo encargo imperial de ópera eran muy escasas.

La magia de la  flauta mágica

Un antiguo amigo de Mozart, el director del teatro periférico de Viena, Enmanuel Schikaneder cuida de él. Así convence a Mozart para que escriba una obra mágica, algo que, por aquel entonces, estaba de moda en Viena. Después de vacilar ante la idea, Mozart aceptó y los dos crearon una obra musical mágica y polifacética en el sentido estricto de la palabra. Pero Mozart tuvo dificultades en la composición de “La flauta mágica”. Constanze no estaba a su lado y la echaba en falta, le hubiera gustado tenerla siempre a su lado: “2999 besitos y medio están volando y esperando a que los caces…. hoy estaba tan aburrido que he escrito un aria de la ópera”.

“La flauta mágica” pertenece a sus óperas más importantes y más conocidas, pero no sería la última…