Los viajes de la familia Mozart por  Italia: El primer gran encargo de ópera

El niño prodigio se gana el primer reconocimiento como “compositor de ópera”

 

Mozart a la edad de 14 años tocando el clavicémbalo en Verona (Detalle)

Pintura al óleo de Saverio dalla Rosa (1745–1821) realizada en 1770 (colección privada de Lausanne) Fuente: Division of Rare & Manuscript Collections, Cornell University Library
1770
Italia
Mozart a la edad de 14 años tocando el clavicémbalo en Verona (Detalle)

Mozart a la edad de 14 años tocando el clavicémbalo en Verona (Detalle)

Pintura al óleo de Saverio dalla Rosa (1745–1821) realizada en 1770 (colección privada de Lausanne) Fuente: Division of Rare & Manuscript Collections, Cornell University Library

A Italia se la conoce como la cuna de la ópera. En tiempos de Mozart las óperas de Milán, Venecia o Nápoles disfrutan de una fama internacional y quién quisiera ser reconocido allí como compositor, tenía que ser realmente excelente. Nadie lo sabía mejor que Leopold Mozart. Muy determinado, como era, viajó a Italia con Wolfgang de 14 años. Con un convencimiento firme del talento de su hijo, podía ya imaginarse a Wolfgang como compositor de una ópera italiana, muy bien pagado y colmado de fama.

Pero primero tendrían que ser superados con mucha dificultad los pasos de los Alpes que estaban cubiertos de nieve, una empresa muy penosa por aquellos tiempos. Por Innsbruck y atravesando el paso del Brennero se llegaba en carruaje a Verona y a Milán, donde se les había preparado un afectuoso recibimiento con multitud de invitaciones. Así Wolfgang recibió también su primer gran encargo de ópera: “Mitrídates, rey del Ponto”.

Bravissimo: La nobleza italiana está entusiasmada

Las semanas que pasaba la familia Mozart en Italia fueron extraordinariamente exitosas.
Donde Wolfgang Amadeus Mozart llegaba y daba un concierto se le recibía con el máximo entusiasmo. En Bolonia tuvo la ocasión de recibir clases de contrapunto del famoso padre franciscano Giambattista Martini. En Roma Wolfgang escribió la partitura del “Miserere de Allegri” de memoria, sin tener que pensar. Su fama como genio musical crecía constantemente y su padre Leopold estaba contento.

El plan de Leopold Mozart de hacer de su hijo un compositor de ópera famoso parecía haber funcionado. Sobre todo teniendo en cuenta que por aquel entonces Wolfgang tenía tan solo 14 años. Por este mismo motivo, el trabajo que realizó durante su estancia en Italia, estancia que fue coronada con el estreno de “Mitrídates, rey del Ponto” en la ópera milanesa, no se puede valorar con el suficiente nivel. Así que padre e hijo pudieron volver contentos a su ciudad de procedencia después de 15 meses de estancia en Italia.